.

PROYECTO EVOLUCIÓN/INVOLUCIÓN. HACIA UNA TEORÍA DE LAS OBRAS DE ARTE QUE SIGUEN SUS PROPIOS DESIGNIOS VITALES

La descripción volcada aquí se refiere a la primera versión elaborada como marco para dar inicio del proyecto. Durante el transcurso del primer año de investigación (2014), el proyecto fue encontrando sus primeras dificultades, como así también nuevos caminos. Dificultades propias de las teorías en las que se basa, hicieron volcar el rumbo de la investigación hacia una base biológica más concreta, propia del terreno teórico que se planteó desde el inicio. Se llegó a la conclusión que en el nuevo rumbo se debía incorporar el trabajo con al menos una forma de vida real como base para la interacción con el software evolutivo que se planteó como modelo en la primera etapa de presentación del proyecto. En ese sentido se encuentra el camino que empezamos a transitar.......

 

Preguntas de investigación

Fundamento teórico

Alcance social y ético

Ideas originales (año 2013)

Este trabajo que se enmarca dentro de un formato híbrido, entendido este como cruce de conocimientos entre arte, ciencia y tecnología, pretende ser un pequeño aporte a la problemática muy expandida en el arte que utiliza tecnología, que son las obras que mediante algún tipo de dispositivo y/o sistema funcionan de manera autónoma y generan un tipo particular de relación con el espectador. El proyecto prevé una suerte de organización de agentes mecatrónicos(1) que tienen la posibilidad de auto organizarse en base a la obtención de partes constitutivas, (o bloques básicos), formados por componentes que se obtienen únicamente en el interior de los transformadores de corriente eléctrica. Estos elementos se conocen como las “E” y las “I”, que forman el núcleo principal que permite el funcionamiento de la mayoría de los transformadores que encontramos en nuestros hogares. Una colonia de agentes autónomos, que, guiados por algunas ideas básicas en relación con teorías evolutivas, pone en cuestión algunas de ellas para así re-interpretarlas desde una óptica estético/tecnológica. El proyecto toma su nombre específicamente de estos bloques constitutivos, que como se dijo, las “E” e “I” son efectivamente piezas de metal del interior de los transformadores que tienen la forma de estas letras vocales en formato de mayúsculas.

 

Preguntas de investigación

1. En el arte con tecnología y su inevitable derivación al arte contemporáneo, ¿que grado de involucramiento personal tiene un espectador ante una obra que plantea desde su concepción característica, que ella tiene su propia forma de entender la relación con ese espectador?, una dualidad espectador-obra.

2. ¿Pasados mas de 10 años de comenzado el siglo XXI, podemos seguir pensando en un artista que es el creador absoluto de objetos?. ¿Cuando se comienza a perder el control de lo “realizado”?. ¿Es necesario perder este control, en que cambia el juego?.

3. Cuando se crea un trabajo de arte al que deliberadamente se lo dota de un tipo particular de comportamiento, o sea se crean unas determinadas condiciones para que en el resultado, la pieza parezca que realiza determinadas acciones que están fuera del alcance del artista que la creó. ¿Que grado de convicción existe y hasta donde importaría que esto esté en efecto produciéndose?. ¿Hasta donde es importante que desde fuera, desde la expectación, un trabajo de estas características sea percibido como tal?. ¿Para que sería importante este logro?.

4. ¿Cual es la génesis de un proyecto artístico que propone acercarnos a la experiencia de vivenciar un comportamiento que se acercaría a la imitación de leyes naturales donde el hombre parece no tener dominio?. ¿Entonces, que se mantendría intacto como concepto de “lo natural” desde este punto de vista?.

5. Cuanto mas sofisticado se vuelve un proyecto de arte, y cuanto mas se desestructura un proyecto de ciencia, ¿es conducente seguir habando de disciplinas compartimentadas?. ¿Podríamos pensar que en el cruce, en una zona intermedia, se encuentran algunas respuestas?. ¿Tenemos un experimento, tenemos una obra?.

6. En la tríada conceptual Hombre-Naturaleza-Tecnología, ¿hasta donde podemos pensar que son facetas apenas diferenciadas y evidentemente complementarias de un ser humano post-industrial?.

7. A la luz de los desarrollos tecnológicos, que van en vías de dotar al ser humano (y a otros seres vivos) de capacidades extra-biológicas, ¿estamos claramente transitando un camino hacia un ser humano híbrido, biónico, no- humano, o post-humano?. ¿Qué tiene para decir el campo artístico contemporáneo sobre estas problemáticas cuando hay cruce con otras disciplinas del conocimiento?, especialmente cuando prestamos atención por ejemplo a los aportes de artistas como Stelarc, Eduardo Kac, Marcel·lí Antúnez Roca y otros.

 

Fundamentación teórica

Este trabajo pretende ser una investigación en el campo específico de las artes electrónicas, hacia dentro mismo de este campo artístico particular, que entendido como cruce de disciplinas, tiene ya muchos años de desarrollo en su haber. Por otro lado, y proyectándolo justamente desde este rincón de las actividades humanas, intentará dejar planteadas unas preguntas, mas que unas respuestas, sobre problemáticas de alcance mas general en el núcleo de una sociedad tecnologizada. Creo, por lo dicho recién, que muchas de las preguntas que planteé en este proyecto y que seguramente no tendrán una respuesta de forma categórica, (o si la tendrán quizás para cada uno de los que eventualmente tomen contacto con el trabajo, mi equipo y yo incluido), son, a mi entender, claramente problemáticas que están insertas como profundas raíces en nuestra globalizada era tecnológica. Existe sin embargo, y de mas está decirlo, una superficialidad alarmante en donde el consumo masivo de tecnología es obviamente el que gobierna la escena, y seguramente, sea éste el que nos hace sentir que vivimos en una: globalizada era tecnológica... Retórica aparte, esta situación donde el consumo impulsa la mayoría de los desarrollos, la cuestión de fondo es la que nos plantea que debemos mediante diferentes acciones (como la llevadas a cabo por el arte en muchos casos), indagar en el trasfondo de lo que ocurre actualmente con la tecnología. Esto significa desnudar formatos, estándares, ideologías, estrategias de mercado, movimientos corporativos, etc que se encuentran detrás de cada desarrollo creado, pero que, obviamente, no es el costado que mas sencillamente podemos apreciar cuando interactuamos o consumimos tal o cual tecnología.
Una de las cosas mas interesantes de trabajar en el cruce del arte y la tecnología es que podemos hacer “hablar a las máquinas”, de maneras que están fuera de lo convencional (industria), o sea crear una operación conceptual por medio de la cual un determinado dispositivo creado industrialmente, masivamente, se convierte en un elemento capaz de subvertir su sentido original y en el mejor de los casos, se logran crear sentidos nuevos que indagan en la propia génesis de esa tecnología y su función en la sociedad.
Exactamente este era el sentido original de uno de los proyectos de investigación pasados, realizados por mi, junto con otro colega. Voy a describir brevemente este proyecto anterior, ya que lo encuentro pertinente como introducción hacia el que quiero presentar aquí. “Sotto Voce”, tal fue el nombre que le otorgué en aquel momento, trataba sobre un brazo robótico industrial que se separaba de la línea de producción y por medio de magnificar su propio sonido, era capaz de realizar una suerte de discurso sobre lo que para él representaba ser parte de una industria masiva.
El proyecto permaneció como una primera fase de desarrollo enteramente realizada en forma virtual (3D), donde una emulación gráfica de video completamente realizada con software de uso libre, se movía y contorsionaba siguiendo criterios de movilidad y características similares a los de un brazo robotico real de la industria. Una vez realizado el código en dicho software, estos movimientos se generaban de manera continua sin intervención de nadie (humano) y estos mismos podían armar a través de su funcionamiento en el tiempo, el sonido característico que provocaba este discurso del que hablé anteriormente.
En este caso que estoy narrando, el discurso “dicho” por la máquina, no era un discurso en el sentido clásico de la voz hablada, las palabras y las frases, sino que era su propio sonido procesado, magnificado, alterado; una reconfiguración artística de lo que en la industria se suele tratar de minimizar por razones obvias como son los ruidos no deseados en máquinas y herramientas. Uno de los elementos centrales trabajados en aquel momento, se refería a que estos brazos robóticos en los que indagué, representan el paradigma del trabajador incansable, más fuerte, más capaz, servicial, autorregulado, (nuevos esclavos ?), pero con un detalle contemporáneo mas inquietante aun, y es que ellos pueden ser programados y re-programados para que posean su propia autonomía en la toma de algunas decisiones; una suerte de propio criterio, una inteligencia otorgada no biológica, no-humana, increíblemente al servicio de los designios de otros si-humanos mas poderosos. Esta aparente contradicción la encuentro sumamente interesante por el potencial que encierran los discursos conceptuales que se encuentran detrás de estos desarrollos.

El conocimiento del hombre juega usualmente con los limites, los limites de lo que en realidad gustaría que se produjese en oposición a una suerte de moral inconsciente (que quizás no este tan errada) que nos dice que no crucemos tal o cual frontera. Claro que las diferentes épocas y los diversos contextos socioculturales y económicos, traccionan o aflojan estas distancias, pero creo que hoy en día, gracias casi por completo a los distintos avances en todos los frentes de la tecnología, (y a la libertad total que hay para su consumo), nos encontramos frente a un pico elevado de tensión. Que tensión? Por ejemplo, la que nos muestra los debates acalorados en torno a los avances en relación con la clonación de seres humanos, experimentos que existen en diferentes etapas, pero que, en definitiva, no sabemos si es en realidad un desarrollo que se ha intentado (y logrado?) detener deliberadamente.....(2)
Todo el tiempo el hombre (algunos hombres mas que otros) se encuentran en medio de estas tensiones. Creo en definitiva, que los avances en robótica, inteligencia artificial, y sus cruces e interrelaciones, intentan acercar al hombre (y a otros seres vivos) a sus pares sintéticos, y en este avance obviamente también se encuentran acarreados dilemas profundos de nuestro tiempo. Quizás esos pares, con inteligencia no biológica, ya existan y estén esperando ser descubiertos en el horizonte cercano, habrá que esperar mucho más?.(3) Por su parte, el arte que utiliza tecnología, se haya hoy mas que nunca en una situación privilegiada para indagar al interior de estas tensiones, no solo a nivel puramente artístico (como dije antes, hacia dentro mismo del sistema del arte), sino que a través de diferentes producciones en cruce con otras disciplinas, fuerzan muchas veces los limites y permiten preguntar y re-preguntar nuevamente por muchos de los viejos-nuevos temas de la humanidad.
También es necesario aclarar que así como posee una situación de privilegio para poder decir y re-preguntar sin temores, el arte también debe poder (y es esperable que lo haga) prestar atención de no quedar atrapado en las mismas y rutinarias trampas que acarrean la utilización y el uso de tecnología en la sociedad de consumo. Al trabajar resignificando la misma materia que el resto de la sociedad, un doble estado de alerta por parte del artista es esperable para no enredarse en la ingenuidad de la interfaz creada para “hacer la vida mas fácil”.
Cuando centro mi atención en el concepto de autonomía y de comportamiento en dispositivos, sistemas, máquinas, y llevo estas instancias de desarrollo a proyectos de tipo artístico, vislumbro una guía que me permite indagar en este tipo de cuestionamientos contemporáneos de corte más amplio; en el caso particular del proyecto presentado aquí: “Evolución/Involución”, y a diferencia del trabajo anterior, me interesa presentar un grupo de agentes autónomos que en base a ciertos y acotados criterios puedan permanecer oscilando en una suerte de tensión entre reproducirse (en este caso hablaríamos de sumar partes) y estancarse en una misma forma por imposibilidad de sobre adaptarse.
El dispositivo madre que dispara estos conceptos como dije al inicio, es el transformador de corriente(4), que al igual que en el caso anterior y en algunos otros de mis proyectos, es un dispositivo producido por la industria, relativamente conocido, de gran utilidad actual y producido en forma masiva en todo el mundo. Si tomamos esto que describo de manera literal, o sea, si se logra concretar esto, se estaría en la instancia de replica de algunos aspectos de condiciones biológicas, pero llevadas al terreno de la mecánica y/o electrónica. Ahora bien, este sería un aspecto mas que interesante a alcanzar, y será seguramente una etapa clave del proyecto, pero también me interesa introducir el concepto de anomalía en este juego. Con esto me refiero (a grandes rasgos), en que el proyecto no sea “solo” una instancia de experimentación avanzada que emula aspectos conocidos de una colonia de organismos, solo que traducido a otra área de conocimiento.
La idea del componente del sistema que funciona “correctamente” pero traspasado cierto limite se vuelve autodestructivo (por poner un ejemplo clásico), es sumamente atrayente de ser pensado, sobre todo cuando se trabaja con elementos o dispositivos a los que se dota de determinados comportamientos de forma consciente y deliberada. De mas está decir que estas creaciones mecano técnicas no existen de forma espontánea en la naturaleza, son creaciones humanas, por esa razón uno tendría toda la libertad de crear su propio “Frankenstein”, o sea que la responsabilidad de lo que uno intentará decir con esto es muy importante, es lo más importante en verdad.

 

Alcance social y ético de la investigación

Una de las posibles implicancias del proyecto es la de contraponer, si se quiere, una mirada en un sentido un tanto opuesto a la tendencia actual (que también lleva varios años) de entender las disciplinas en la construcción del conocimiento desde una visión de compartimentos estanco de saberes. En las denominadas ciencias duras es algo que acontece muy a menudo lo que podríamos denominar el “anidado de la especialización”, o lo que podría traducirse como los profesionales que compartimentan cada vez mas su saber, especializándose en una feta cada vez mas delgada de la gran matriz que produjo su formación primera u original.
Desde un terreno que me es mas familiar como es el del arte, unas experiencias de tipo interdisciplinarias son algo relativamente nuevo en la escena de la creación. Un escultor interactuando con un Ingeniero hidráulico?, una artista incorporando ciencia genética para modificar seres vivos?, un performer usando herramientas de la Ingeniería en Informática?, un equipo de cirujanos interviniendo el cuerpo de un artista para crear nuevos conceptos?. Ejemplos como estos abundan en determinados sectores del arte contemporáneo y, son claro está, materia de estudio, referencia e investigación en carreras universitarias como la de Artes Electrónicas en Untref de donde provengo.
Obviamente, como dije, hay muchos y variados trabajos a lo largo del siglo XX, especialmente en la segunda mitad y con mas fuerza en lo que va del siglo XXI. Pero ahora bien, podemos encontrar antecedentes interesantes en el pasado (remoto ya para nuestra historia). Como ejemplo citaré rápidamente lo acontecido en el renacimiento, en la Italia del famoso Leonardo Da Vinci. Él sin dudas podría ser hoy una artista y confundirse en los senderos interesantes de este siglo XXI, llamando por supuesto la atención, pero seguramente no tanto como lo hizo en su época. Es que él fue un verdadero interdisciplinario de la antigüedad, buceando sin prejuicios (pero seguramente con algunos temores en verdad), en aguas que le podían ser absolutamente ajenas. De la pintura (considerada por muchos la mejor de muchas épocas, autor entre otras de “La Gioconda” y “La Última Cena”) al diseño de armas y puentes; de la investigación del movimiento en el aire a la anatomía y la ciencia forense; de la escultura proyectual al diseño del antepasado del helicóptero, y la lista sigue y sigue.
Creo que hoy nadie se atrevería a llamarlo un improvisado, como solemos llamar a los profesionales que saltan de disciplina en disciplina sin anclar en ninguna, es que a Da Vinci no se lo podía anclar, de hecho 500 años después se lo sigue estudiando….
Casos y contextos como estos son materia de estudio exhaustivo que exceden la breve reseña que he hecho aquí, pero que en mi visión son ejemplos que introducen un llamado de atención sobre estos temas. Retomando entonces, un aporte de este proyecto puede ser (o me interesaría que fuese) otorgar una mirada desde otro ángulo al trabajo artístico interdisciplinario. Claro está que estas ideas no son puramente creación espontánea mía, mas bien son sí elaboraciones personales de cosas que sobrevolaron mi formación universitaria, a veces de manera mas clara, como por ejemplo el concepto de “Hibridez profesional” que lo tomé de la Directora de la Maestría en Tecnología y Estética de las Artes Electrónicas, Magíster Mariela Yeregui.
Otras veces por procedimientos, metodologías, lecturas, acciones y hasta gestos, que me hicieron pensar en estos temas. Creo en definitiva que este proyecto es una consecuencia de muchos conceptos que han quedado sobrevolando en tiempos de mi formación y que con el tiempo fui encontrando recursos para poder materializarlos, tratando de no alejarme o de no perder el pulso de lo que para mi subyace en la piel viva del mundo contemporáneo.

—————————————

Referencias

  • 1 - La Mecatrónica es una disciplina que une de forma sinérgica diferentes áreas del conocimiento como la Ingeniería mecánica y la Ingeniería electrónica, para el estudio y creación de dispositivos, sistemas, productos, que involucran el control en su diseño y así poder dotar de una cierta inteligencia a los mismos.

  • 2 - Los primeros desarrollos en clonación fueron comenzados en 1952 cuando se logró con éxito la clonación de ranas. Luego en 1997 se logró el primer mamífero clonado a partir de una célula adulta, fue el caso de la famosa oveja Dolly. Ver una pequeña muestra de los debates actuales sobre el tema http://sociedad.elpais.com/sociedad/2013/05/16/actualidad/1368729583_418888.html

  • 3 - Ver en este punto los avances en emulación de características de animales (vuelo, aleteo, desplazamiento, etc) desarrollados por la empresa Alemana FESTO Bionic. www.festo.com / http://www.youtube.com/user/FestoHQ

  • 4 - Un transformador de corriente es un dispositivo eléctrico que permite la adaptación o transformación de un determinado nivel de tensión (voltaje) de un circuito, en otro nivel de tensión por medio de la acción de un campo magnético. Ejemplo: 22O Volts de corriente alterna en 110 Volts también de corriente alterna.
  •  

     

     

     

     

     –